Miel gris

Miel gris.
Gris y miel.
Aunque el mar hoy se ha puesto la chaqueta gris, como la mía, y el cielo se empeña en llover, hay reflejos dorados y amarillos, que me sacan el color miel de los ojos, así recupero la fe en que no todo es casposo. Los barcos de la atarazana hacen brillar al fondo los mástiles de los nuevos, pero esperan ser reparados y, aunque no puedan competir, podrán navegar sin muletas.

Msol